¡OPERACIÓN DESTAPE!

Dormitorios muy frescos para dormir a pierna suelta

Unas sábanas ligeras y transpirables, una paleta cromática fresca (que no fría) y unos detalles bien cuidados te ayudarán a inmunizar a tu dormitorio contra el calor. Inspírate en estas ideas

Dar la bienvenida a la primavera y al verano es taaaan fácil… Son estaciones que recibimos con los brazos abiertos tras el largo periodo invernal. Cuando los termómetros empiezan a subir nos damos cuenta de que sí, de que realmente teníamos el mono del calorcito, del sol, de los días más largos… ¡Pero no de las noches más cálidas! Qué poco echábamos de menos dormir con las sábanas pegadas… Pero esto tiene fácil solución (sin recurrir al aire acondicionado): debemos preparar el dormitorio para el calor. Y no basta con quitarle capas a la cama, como si de una cebolla se tratara. Sino de elegir los textiles más adecuados que permitan mantenernos frescos durante las noches cálidas.

Ropa de cama: fresca y transpirable

¿Estás pensando en renovar la ropa de cama para inmunizar tu dormitorio contra el calor? Ten en cuenta algunos estos consejos.

Materiales

El algodón o el lino son los materiales más frescos para vestir la cama en verano. Son muy ligeros, de textura lisa y tacto muy agradable, importante en verano ya que nuestra piel suele estar más en contacto con las sábanas. Un factor clave a tener en cuenta a la hora de comprar la ropa de cama y los textiles es asegurarse de que los materiales sean transpirables y faciliten una buena ventilación. En este sentido, las fibras 100% naturales siempre son un acierto, sin embargo son más delicadas que las que incorporan mezcla de poliéster, y en muchos casos es necesario plancharlas.

Colores

Si el material es clave para asegurarnos un descanso fresco, también tiene su importancia el color. Y es que los colores son un buen regulador de la temperatura y la calidez o frescor de un ambiente. Así, durante los meses más calurosos, apuesta por colores claros y empolvados y evita los más cálidos en sus tonos más intensos, como el rojo, ya que “elevan” la temperatura visual del dormitorio. Azules, grises, verdes, lilas, rosas en sus tonos pasteles y más pálidos, y por supuesto el blanco, son un acierto seguro. Descubre más sobre los efectos del color en la decoración y tu salud.

Estampados

Si quieres llevar la primavera a tu cama, elige un plaid o unas sábanas con pequeños estampados florales, siempre tienen menos peso visual que los grandes motivos. Con el fondo en blanco se verán más luminosos y frescos. Motivos marinos, sobre todo si estás en la costa, nunca fallan para refrescar la cama.

Alfombras: ¡no son solo para el invierno!

Verano y alfombras no son términos incompatibles. Cuando el calor aprieta parece que apetezcan menos, pero las alfombras pueden dar un toque de color al dormitorio o intensificar la sensación de frescor. Basta con acertar con el material. Si apuestas por las de algodón, elígelas de pelo corto y de colores claros, siempre darán mayor sensación de frescor. Otra buena opción son las de fibras naturales (sisal, yute, cáñamo…): visten el suelo, transpiran y ayudan a regular la humedad ambiental.

Posted in .

Deja un comentario